Espacio para el desarrollo cognitivo y emocional
Atención al niño y la familia a lo largo de todo su desarrollo.
Atención Temprana
Estimulación sensorial
Educacion emocional
Acompañamiento familiar
Asesoramiento y formación sobre el proceso de crianza: como acompañar a tus hijos
Previous
Next

Los primeros años de vida constituyen una etapa especialmente importante para el desarrollo emocional, ya que en ellos se establecerán las bases para las futuras interacciones sociales y  las relaciones interpersonales y afectivas que  la persona establecerá a lo largo de su vida. Las reacciones y actitudes que guiarán las decisiones que tomará ante las situaciones a las que tendrá que hacer frente en su vida, requieren que durante el desarrollo se potencie una maduración global que abarque más allá de los contenidos académicos, teniendo en cuenta las herramientas cognitivas necesarias para su dominio, e incluyendo la Inteligencia emocional a través de  factores como la conciencia emocional, la regulación emocional, las habilidades de competencia social…

La Inteligencia Emocional desempeña un papel protector de aspectos relevantes para la salud tanto física como mental, actuando tanto en el funcionamiento social del niñ@, como en el rendimiento académico, previniendo la aparición de síntomas psicosomáticos, ansiedad y estrés social entre otros, en los niños que alcanzan una

mayor Inteligencia Emocional.

En nuestras intervenciones focalizamos en estos aspectos y tenemos en cuenta la aparición temprana de la mayoría de emociones (antes de los 18 meses de edad), la facilidad que manifiestan los niñ@s para reconocerlas y emplearlas y el papel de estas en el proceso de socialización para el desarrollo de la inteligencia emocional infantil. Trabajamos de la mano de las familias para apoyarlas en el proceso de crianza y destacar las estrategias educativas a través de las cuales proporcionar un entorno de apoyo y confianza que favorezca su desarrollo adaptativo.

Las dificultades de los niños para comunicar sus emociones lleva a que las exterioricen a través de sus conductas: berrinches, desobediencia, nerviosismo e inquietud...lo que a veces dificulta que las familias entiendan realmente lo que les ocurre, dando lugar a situaciones y enfrentamientos desagradables que pueden mantenerse en el tiempo con resultados negativos tanto para el desarrollo del niño como para la convivencia y relación familiar.
Es a través de los padres y cuidadores: sus respuestas y estrategias de cuidado, como se alcanzarán los objetivos protectores para la salud y el bienestar emocional del niño. El hogar se convierte en un espacio para el crecimiento y el enriquecimiento emocional orientado al bienestar y la felicidad, a través al desarrollo integral de la persona, que la prepare para vivir en sociedad.
Conoce nuestros programas

¿Qué ofrecemos desde Thálamus a las familias?

Nos ocupamos de poner en relevancia el trabajo en educación emocional desde el primer momento a través de:

  • Un espacio cómodo en el que expresarse a través de los diferentes recursos y estrategias que os proponemos.
  • Una amplia selección de materiales a través de los cuales desarrollar las diferentes competencias de manera lúdica y atractiva.
  • Fomento de la autonomía, autoestima y autorregulación.
  • Desarrollo de estrategias de resolución de problemas.
  • Os facilitamos estrategias para mejorar la gestión emocional tanto para los niños como para los padres, de manera que favorezca la resolución de conflictos familiares.
  • Apoyo, asesoramiento y acompañamiento en el proceso de crianza consciente desde una perspectiva respetuosa con la individualidad de cada niño y su proceso evolutivo siguendo los principios de la Disciplina Positiva